Trabajo de Volteo

Trabajo de Volteo

Un trabajo de volteo, es un trabajo especialmente preparado para devolver cualquier tipo de trabajo o energía que tengamos en casa, y que sepamos que fue enviado por otra persona con fines puramente dañinos. Si no estamos seguros del nombre de la persona que lo envió, no pasa nada, se hará un trabajo de volteo sin nombre específico, la energía llegará allí de donde salió, por lo tanto quien siembre mal va a recoger 70 veces la fuerza energética que envió. ¡Ahí es nada!

Este trabajo que os presento hoy es un volteo fácil, muy fácil y como veréis con excelentes resultados.

Para hacer este trabajo vas a necesitar:

  •   Mantel o paño rojo para construir el altar de trabajo
  • 1 Velón blanco ( siempre que sea posible se utilizará velón   blanco antes que negro).
  • 1 Plato de barro
  • 1 Espejo de aumento, de esos que utilizamos para depilarnos (en los chinos se venden por dos euros)
  • 1 Puñado generoso de sal gorda
  • 1 Trozo de papel de pergamino
  • 1 Aceite esotérico de volteo
  • 1 Poco de incienso de Sándalo
  • 100 gramos aproximadamente de sal negra
  • 1 Poco de polvo de alumbre
  • 1 Turmalina (no importa el tamaño) solo se trata de proteger más el altar y el hogar para este ritual.

 Modo de hacer el volteo:

  • Coloca el mantel rojo sobre la mesa que vayas a usar para este ritual.
  • Limpia y purifica el velón, déjalo aparte mientras preparas el resto de ingredientes.
  • Escribe en el papel pergamino el nombre de la persona o personas a quienes van dirigido el volteo y lo pones en el fondo del plato con la parte escrita hacia arriba.
  • Pon en el plato de barro el espejo de aumento, de manera que la parte de más aumento quede en el fondo del plato, tocando con el nombre de las personas que hemos escrito en el papel.
  • Mezcla con las manos la sal negra, el puñado de sal gorda y una pizca de sándalo en polvo mientras vas pensando en la persona o personas a quienes van dirigido el volteo.
  • A continuación unge el velón con aceite de volteo y espolvoréalo con la mezcla que tienes reservada de sal negra, sal gorda y sándalo, y ponerlo encima del espejo.
  • Rodear el plato con el polvo de piedra de alumbre, y poner al lado del plato un vasito de agua y encender un poco de incienso de sándalo.
  • Concentraros en la imagen de la persona o personas que vais a devolver su siembra. Cuando hayan pasado unos minutos, encender el velón con una cerilla y pronunciáis en voz alta:

LO QUE SEMBRÁSTEIS AQUEL DÍA SE HA RECOLECTADO Y DEVUELTO CON AMOR A SU DUEÑO. CONCENTRO TODAS LAS ENERGÍAS DAÑINAS QUE VIVIAN EN MI HOGAR Y EN MI FAMILIA, CADA CUAL QUE RECOJA SU SIEMBRA, COMO DIJO EL MAESTRO JESUS: ¡POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS! AMEN, AMEN, AMEN.

En la medida que el velón se va consumiendo, veréis que empieza a sudar y a despedir todo lo malo que había en el hogar y en vuestras vidas.

Al final las llamas pueden ser altas y debéis tener cuidado que las llamas no prendan nada.

El espejo es posible que se rompa pero no pasa nada, es conveniente que eso ocurra y esto será como el sello final del ritual que lo daríamos por exitoso.

Espero que os haya gustado.

María Mayor. Marzo del 2015

 

 

Deja una respuesta