Publicada en

El Diamante

Diamantes

El Diamante.

El diamante representa la energía pura y posee una capacidad de irradiación excepcional.

El campo de fuerza se conecta directamente con el cuerpo físico y nos ayuda a encontrar las claves del inconsciente.

No pierde su capacidad jamás, aunque la piedra esté rota, quebrada o astillada.

Gracias a su poder universal de sanación, nos puede brindar ayuda y alivio para cualquier problema.

En el plexo solar potencia la personalidad y atrae todo tipo de bienes y al tiempo crea un fuerte cordón que une a los cuerpos, físico, mental y astral.

En la coronilla; abre la visión, despierta el entendimiento y mueve la sabiduría.

Además se puede colocar en: Columna vertebral, corazón, tercer ojo, timo y estómago.

Protege de las vibraciones y los pensamientos negativos.

Actúa contra los envenenamientos.

Es el símbolo más elevado de la Luz Blanca.

Ayuda a transformarnos interiormente y lograr la unidad.

Sus asociaciones astrológicas son con Aries y Leo. Se le atribuye el poder, la riqueza y las amistades. Dícese también que ejerce una gran influencia en restaurar amistades, pero puede ser útil a los Capricornio y Acuario.

Simboliza la pureza y como tal adjudica a su portador victoria, fuerza y valor. Leyendas del Medioevo afirman que el propio Satanás reconocía que esta piedra resistía su influencia maligna día y noche. Por otra parte el Talmud afirma que el Sumo Sacerdote con esta piedra determinaba la inocencia o culpabilidad de un acusado. Algunos ocultistas de renombre que le atribuyen carácter de invencibilidad a su portador en todas las luchas humanas, afirman que sus virtudes sólo existen cuando el diamante ha sido recibido como regalo. Es por ello que se ofrecen diamantes para concertar un compromiso.

Catalizador de la Voluntad.

Es una de las gema con más potencia para sanación, tanto mental física y espiritual; aunque por su escasez, costo y tamaño, es muy difícil, utilizarlos.

Desarrolla el cariño, la ternura y la tolerancia, el control propio, magnanimidad y sencillez, claridad mental, elimina obstáculos a los tratamientos vibracionales. Corrige el exceso de orgullo, las obsesiones, parálisis progresivas, diabetes, convulsiones, epilepsia, esterilidad, fístulas y fisuras anales, leucorrea, trastornos menopáusicos, psoriasis, sarna, tiña y nefritis.

Para asimilar los cambios.

Posee propiedades de dominar pero al mismo tiempo de dar amor y felicidad. Es amuleto para prevenir ataques de enemigos y calumnias. Su naturaleza positiva ayuda a aumentar la energía vital, previniendo además cualquier tipo de enfermedad por difícil que sea. Purifica la sangre y se relaciona con el chakra coronaria. Su energía es tan potente que resuelve problemas psíquicos. Las personas con deseos de superación espiritual y elevar el yo interno encuentran en esta piedra preciosa a una gran aliada. Es ideal para meditar. Afín al cristal de cuarzo transparente.

Ayuda en la búsqueda de la perfección y da firmeza de carácter para vencer la timidez

Permanencia. Avance en los negocios. Si el cristal pierde brillo, traición.

Signos afines a la piedra

Tauro, Géminis, Aries,  Libra, Escorpio, Virgo,  Acuario, Sagitario y Piscis.

Diamante
Diamante

UTILIDADES, APLICACIONES Y PROPIEDADES CURATIVAS.

 

Colocar un diamante engarzado colgando del cuello,  para alcanzar un elevado grado de perfección y equilibrio físico, mental y espiritual
Colocar un diamante durante diez minutos diarios dos dedos por debajo del ombligo, acostados y en estado de relajación, para hallar el perfecto equilibrio en todo lo referente al uso del sexo y obtener buenos resultados en lo concerniente a la fertilidad.
Colocar un diamante sobre el ombligo, durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, para hacer aflorar al exterior todas nuestras cualidades, creatividad, energía y solucionar o prevenir todos los problemas de la piel.
Colocar un diamante sobre la ingle izquierda durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, para conseguir combatir los trastornos referentes a la menopausia, diabetes, timidez y epilepsia.

 

APERTURA Y TRATAMIENTO DE CHAKRAS:

 

Bazo (Swadhisthana), deseo,  placer, sexualidad y procreación; Sacro (Muladhara) supervivencia, arraigo; Plexo solar (Manipura) poder, voluntad.

Posee el grado de dureza más alto. Por tal razón representa una coraza infranqueable que protege. Anula bloqueos, negatividad, equilibrador cerebral, extrae tóxicos del cuerpo. Muy buenos conductores del calor a diferencia de los cristales de cuarzo, por eso cuando se tocan son fríos. Desbloquea traumas sexuales y favorece la fertilidad femenina.

Convulsiones, epilepsia, esterilidad, espermatorrea, fístula anal, leucorrea, nefritis, psoriasis, etc.

Los diamantes son la sustancia natural más dura, más rara y más densa conocida por el hombre y han constituido una fuente de fascinación (y desinformación) desde el año 800 a.C., momento en que fueron presentadas por primera vez a la realeza en la India. En aquella época los indios creían que los diamantes se creaban cuando los relámpagos caían en la roca y la península india fue la única productora de diamantes durante un asombroso período de 2.500 años. Por muy encantadores que sean los diamantes han inspirado una cantidad de mitos más allá de lo habitual durante siglos.
Se les ha atribuido el poder de aumentar la potencia sexual, evitar la lujuria, quitar las pesadillas, neutralizar el veneno, alejar el mal, proteger de las bestias salvajes, curar las enfermedades y (naturalmente) atraer buena fortuna.

También está el mito del detector de mentiras según el cual los diamantes oscurecen ante la presencia de una persona culpable y brillan más en compañía de un inocente; y la leyenda de la reproducción mágica: ¡que los diamantes salpicados con rocío matinal y mantenidos en la oscuridad pueden producir descendencia! ¡Ojalá!

Diamante
Diamante

Además de estas ideas fantasiosas, algunas características sorprendentemente reales de los diamantes son: su edad (los primeros yacimientos de diamante salieron a la superficie de la tierra hace aproximadamente 2.500 millones de años, mientras que los yacimientos más recientes tienen unos 50 millones de años); su dureza (los diamantes son tan duros que sólo se pueden pulir utilizando otros diamantes); rareza (se necesita volar, triturar y procesar más de 250 toneladas de mineral para obtener un quilate de diamante bruto y sólo un 20 % de este diamante bruto es adecuado para la talla de gemas); densidad (el diamante es tan denso que incluso disminuye la velocidad de la luz hasta menos de la mitad de su velocidad normal: 128.720 km por segundo); fluorescencia (si se encuentra en una sala de fiestas y las orejas o los dedos de alguien empiezan a brillar lo más probable es que los diamantes que lleva sean los responsables); el 30 o 40% de los diamantes despiden destellos de luz azul al exponerlos a luz ultravioleta y algunos incluso despiden destellos verdes, amarillos, blancos, o (en raras ocasiones) rojos.

Propiedades físicas.

Color: incoloro, todos los colores, incluido el negro. Brillo: diamantino. Sistema cristalino: cúbico. Morfología: todas las formas corrientes son octaedros. Posee un típico brillo adamantino que no deja ver el verdadero brillo hasta ser tallado.

 

PROPIEDADES CURATIVAS Y ESPIRITUALES.

El diamante simboliza la búsqueda de la perfección, la voluntad el triunfo, la firmeza y la rectitud El diamante tiene efectos que abarcan todo el cuerpo energético, equilibra las cualidades personales y participa como guía espiritual. Por sus cualidades el diamante eleva toda la energía física a un nivel superior Combinado con otras gemas amplifica su poder curativo de todas ellas. Eficaz en el tratamiento de la diabetes, la menopausia. Tiene la propiedad de alegrar el espíritu. El diamante es aconsejado para aquellas personas tímidas apocadas e introvertidas.

Abre y fortalece los chakras: basal, del bazo, y del plexo solar.

 

Maria Mayor. Octubre de 2015
Licencia Creative Commons

Deja un comentario